mi Jessy

¿Qué pasaría si te pierdo? Mi cordura se iría contigo, irremediablemente. Me he de transformar, para no sufrir. Con tu partida asesinarás una parte de mi ser. Pero ¿Por qué estoy tan apegado a ti? No debería intentar poseerte, ¿Acaso puedo poseer el atardecer, la fragancia del jazmín, el aroma del vino? Tu amor todo me invade, todo me vive, todo me penetra… No hay diferencias ente tu alma y el Alma del Mundo. Yo te veo y te siento en las blancas nubes de un día soleado, en las brisas que acarician las hojas, en la mirada de un gato, en el sabor de un café. Estás en todas partes y en ninguna.

¿Por qué tu amor me lleva hacia la eternidad cuando sé perfectamente que todas las cosas son cambiantes y perecederas? Quizás en tu ser se halla la sencillez de la vida, y a su vez, sus más sagrados misterios.

Yo te contemplo, amada mía, no solo a través de mis ojos. Te contemplo desde mi alma, desde el cielo, desde el horizonte, desde aquello que te hace sonreír. En cada sonrisa tuya, en cada lágrima tuya, yo estoy. En las sombras de tu aguacate me hallarás; Entre las hierbas frescas me sentirás; En tus melodías favoritas me escucharás; En el atardecer te sonreiré; Desde el firmamento te guiaré.

Aquella atracción mística que nos unió, nos volverá a unir, seguramente, en otros mundos.

Porque nuestros fuegos serán eternos.

Anuncios