Etiquetas

,

prinsep

El hombre es el único ser que trabaja, el único que anda atareado por la vida. Nuestra forma de vivir se ha vuelto complicada con el advenimiento y desarrollo de una civilización cada vez más compleja. El tiempo libre cada vez mayor que nos hace gozar la tecnología lo desperdiciamos en la premura de actividades más “productivas”.

levitsky

Los necios infravaloran sus ratos de ocio, los malgastan en actividades embrutecedoras o los sacrifican sin titubear en aras de mayores posesiones y conquistas.

Nos dice Lin Yutang en la Importancia de Vivir “que el ocio en el tiempo es como el espacio desocupado en un cuarto”, y paradójicamente, es útil en la medida en que no se lo usa. Imaginemos tener que vivir en una habitación en donde cada centímetro esté ocupado por los muebles necesarios, no habría allí comodidad, ya que este espacio desocupado es lo hace habitable un cuarto. Nos asfixiaríamos en un lugar así.

caillebotte

De la misma manera, dice nuestro autor, nuestras horas de ocio son las que hacen soportable nuestra vida. El ocio, la holganza, nos brinda sosiego. El sosiego calma las aguas enturbiadas de nuestra mente. Para que haya discernimiento, las aguas deben estar claras y en reposo. La sabiduría es enemiga de las agitaciones mundanas. Concluye nuestro autor en que “quienes son sabios no han de ser atareados, y quienes están demasiado atareados no pueden ser sabios”.

Anuncios