Etiquetas

,

He aquí dos visiones diferentes, dos entornos dispares, no obstante, cargadas de sensaciones similares. La una, plena de descripciones y reflexiones místicas, y la otra, más poética y literaria. Son visiones de Alguien que percibe, que abre las puertas de la percepción, que observa y siente, y por sobre todas las cosas, escucha el silencio. Todo comentario o interpretación sobre ambos textos sería superfluo. Dejo al lector disfrutarlo.

john grimshaw - paisaje de scarborough

John Grimshaw – paisaje de Scarborough

De la ribera en que está atado el barco, llega una especie de olor que surge de la yerba, y el calor que la tierra despide en jadeos toca realmente mi cuerpo. Siento que la cálida tierra viva respira sobre mí y que ella también debe sentir mi aliento.

Los brotes jóvenes de arroz se mecen en la briza y los patos, en turno, meten sus cabezas bajo el agua y abren sus plumas. No hay más ruido que el tenue y lamentable chirriar del puente contra el barco, cuando éste cede imperceptiblemente de una parte a otra de la corriente.

Clausen-el camino en invierno

Clausen – camino de invierno

No muy lejos se ve una navegación que cruza el río. Una multitud abigarrada se ha reunido bajo el árbol del baniano esperando el regreso del barco; en cuanto éste llega, se encaraman impacientes en él. Yo disfruto observándolo todo horas y horas. Es día de mercado en la obra ribera; por eso está tan concurrida la travesía; algunos llevan hatos de heno, otros son portadores de cestos y algunos de sacos; unos van al mercado y otros vienen de él. Así, en este silencioso mediodía, la corriente de la actividad humana fluye lentamente por el río, entre las dos aldeas.

Isidore meyer - paisaje

Isidore Meyer – paisaje

Yo estaba sentado preguntándome: ¿Por qué hay siempre esta sombra de melancolía sobre los campos y las riberas de los ríos, sobre el cielo y el sol de nuestro país? Y llegué a la conclusión de que es porque entre nosotros la Naturaleza es, sin duda, la cosa más importante. El cielo está libre, los campos ilimitados y el sol los funde en un resplandor llameante. En medio de esto, el hombre parece muy trivial. Él va y viene, como el barco de travesía de esta orilla a la otra; el susurro charlador de su habla y el entrecortado eco de su canción se oyen; el ligero movimiento de la persecución de sus propios mezquinos deseos se ve en todos los mercados del mundo; pero ¡qué endeble, qué provisional, qué trágicamente sin sentido parece todo entre el inmenso alejamiento del universo!

caspar friedrich- nieblas de mañana

Caspar David Friedrich – nieblas de mañana

El contraste entre la ampliamente hermosa paz, sin mezcolanza, de la naturaleza – serena, pasiva, silenciosa, insondable – y nuestros propios quebraderos de cabeza cotidianos – deleznables, cargados de pesar, atormentados de la pequeña lucha – me saca de mí mientras sigo contemplando la difusa línea azul lejana de los árboles que bordean los campos del otro lado del río.

thomas sidney-una mañana de setiembre

Thomas Sidney – una mañana de setiembre

Donde la naturaleza está siempre escondida, y se encoje bajo la niebla y la nube, la nieve y la oscuridad, allí el hombre se siente amo; mira sus deseos, sus obras, como permanentes; quiere perpetuarse, mira hacia la posteridad, levanta monumentos; escribe biografía y hasta erige lápidas sobre sus muertos. ¡Tan ocupado está que no tiene tiempo de considerar cuántos monumentos se derrumban y cuán a menudo se olvidan los nombres!

Rabindranath Tagore – Entrevisiones de Bengala

caspar friedrich- atardecer

Caspar David Friedrich – atardecer

El país, la estación, la naturaleza, la lozanía y languidez de todo cuanto me rodeaba se hallaban en tan prodigiosa consonancia con mi propia melancolía que embriagándome acrecía sus encantos. Me sumí en tristes meditaciones.

karl schinkel- la mañana

Karl Schinkel – la mañana

Pero mi tristeza estaba llena de vida, saturada de pensamientos, de impresiones, de íntimas confidencias con lo infinito, de algo que vivificaba mi alma y la impedía sustraerse a ella. Enfermedad del hombre, pero enfermedad cuyo sentimiento es un atractivo del dolor, y bajo cuya influencia la muerte se asemeja a un voluptuoso desenvolvimiento en los espacios de lo infinito.

caspar friedrich- vista del báltico

Caspar David Friedrich – vista del báltico

Estaba resuelto a librarme de toda esclavitud, a separarme de toda sociedad que pudiera distraerme y rodearme del silencio, la soledad e indiferencia que había encontrado en aquel mundo venturoso; el estado de aislamiento de mi espíritu era un sudario a través del cual no quería volver a mirar el mundo de los hombres, sino solamente la naturaleza y Dios.

Alphonse de Lamartine – Rafael

caspar friedrich-alborada en el mar

Caspar David Friedrich – alborada en el mar

Anuncios