Etiquetas

,

¡Cómo se agitan en el inmenso

Universo, cómo se arremolinan y se buscan

Esas almas innúmeras que brotan de la grande

Alma del Mundo! Ellas van de un planeta a

Otro y lloran en el abismo la patria perdida…

Son tus lágrimas, Dionisos… ¡Oh gran

Espíritu!, ¡Oh libertador!, vuelve tus hijas a tu Seno de luz.

Fragmento órfico.

Jordaens - psiqué hospedad en Olimpo

Jordaens – Psiqué hospedada en Olimpo

Cerca de las fuentes del Ebro se eleva el monte Kaukaión. Espesas selvas de encinas le sirven de cintura. Un círculo de rocas y de piedras ciclópeas le coronan. Hace millares de años que aquel lugar es una montaña santa. Los Pelasgos, los Celtas, los Escitas y los Getas, expulsándose unos a otros, han ido allí a adorar a sus Dioses diversos. Pero, ¿No es siempre al mismo Dios a quien busca el hombre cuando sube tan alto? Si no, ¿Por qué construirle tan penosamente una morada en la región del rayo y de los vientos?

Un templo de Zeus se eleva ahora en el centro del sagrado recinto, macizo, inabordable como una fortaleza. A la entrada, un peristilo de cuatro columnas dóricas destaca sus fustes enormes sobre un pórtico sombrío. En el cenit el cielo está sereno; pero la tormenta retumba aún sobre las montañas de la Tracia, que desenvuelven a los lejos sus hondonadas y sus cimas, negro océano convulsionado poderosamente por la tempestad y surcado de luz.

Es la hora de sacrificio. Los sacerdotes de Kaukaión no hacen otro más que el del fuego. Ellos descienden los escalones del templo y encienden la ofrenda de madera aromática con una antorcha del santuario. El pontífice sale del templo. Vestido de lino blanco como los otros, va coronado de mirtos y de ciprés. Lleva un cetro de ébano con cabeza de marfil y una cintura de oro en la cual varios cristales incrustados lanzan fuegos sombríos, símbolos de una majestad misteriosa. Es Orfeo.

Boucher - apolo revelando su divinidad

Boucher – Apolo revelando su divinidad

Llevaba él de la mano a su discípulo, hijo de Delfos, que pálido, tembloroso y encantado, espera las palabras del gran inspirado con el escalofrío de los misterios. Orfeo lo ve y para calmar al novicio elegido de su corazón, pone dulcemente sus brazos sobre sus hombros. Sus ojos sonríen; pero de repente resplandecen. Y mientras que a sus pies los sacerdotes giran alrededor del altar y cantan el himno del fuego, Orfeo, solemnemente, dice al novicio amado, palabras de iniciación que caen en el fondo de su corazón como un licor divino. He aquí las palabras aladas de Orfeo al joven discípulo:

Boucher - el ascenso del sol

Boucher – El Ascenso del Sol

“Repliégate hasta el fondo de ti mismo para elevarte al principio de las cosas, a la grande Triada que resplandece en el Éter inmaculado. Consume tu cuerpo por el fuego de tu pensamiento; sal de la materia como la llama de la madera que ella devora. Entonces tu espíritu se lanzará en el puro éter de las Causas eternas, como el águila en el trono de Zeus”.

“Voy a revelarte el secreto de los mundos, el alma de la naturaleza, la esencia de Dios. Escucha por lo pronto al gran arcano. Un solo ser reina en el cielo profundo y en el abismo de la tierra, Zeus tonante, Zeus etéreo. Él es consejo profundo, el poderoso odio y el amor delicioso. Él reina en la profundidad de la tierra y en las alturas del cielo estrellado. Soplo de las cosas, fuego indómito, varón y hembra, un Rey, un Poder, un Dios, un gran Maestro”.

“Zeus es el Esposo y la Esposa divina, Hombre y Mujer, Padre y Madre. De su matrimonio sagrado, de sus eternos esponsales salen incesantemente el Fuego y el agua, la Tierra y el Éter, la Noche y el Día, los fieros Titanes, los Dioses inmutables y la semilla flotante de los hombres”.

“Los amores del Cielo y de la Tierra no son conocidos de los profanos. Los misterios del Esposo y de la Esposa sólo a los hombres divinos son revelados. Pero yo voy a declararte lo que es verdadero. Hace un momento el trueno conmovía estas rocas, el rayo caía en ellas como un fuego viviente, una llama movible; y los ecos de las montañas retumbaban de gozo. Pero tú temblabas no sabiendo de dónde viene ese fuego ni a dónde hiere. Es el fuego viril, simiente de Zeus, el fuego creador. El sale del corazón y del cerebro de Zeus; se agita en todos los seres. Cuando cae el rayo, él brota de su diestra. Pero nosotros, sus sacerdotes, sabemos su esencia; nosotros evitamos y a veces dirigimos y desviamos sus dardos”.

 

Jordaens - el padre de psiqué consultando al oráculo

Boucher – El padre de Psiqué en el templo del Oráculo

“Y ahora, mira el firmamento. Ve aquel círculo brillante de constelaciones sobre el cual está lanzada de banda ligera de la vía láctea, polvo de soles y de mundos. Mira cómo flamea Orión, chispan los Gemelos y resplandece la Lira. Es el cuerpo de la Esposa divina que gira en un vértigo armonioso bajo los cantos del Esposo. Mira con los ojos del espíritu, tú verás su cabeza, sus brazos extendidos y levantarás su velo sembrado de estrellas”.

“Zeus es el Esposo y la Esposa divina. He aquí el primer misterio”.

“Pero ahora, hijo de Delfos, prepárate a la segunda iniciación ¡Estremécete, llora, goza, adora!; porque tu espíritu va a sumergirse en la zona ardiente donde el gran Demiurgo hace la mezcla del alma y del mundo en la copa de la vida. Y saciando la sed en esta copa embriagadora, todos los seres olvidan la mansión divina y descienden al doloroso abismo de las generaciones”.

Jordaens - la derrota de los titanes

Jordaens – La derrota de los Titanes

“Zeus es el gran Demiurgo. Dionisos es su hijo, su verbo manifestado. Dionisos, espíritu radiante, inteligencia viva, resplandecía en las mansiones de su padre, en el palacio del Éter inmutable. Un día que contemplaba los abismos del cielo a través de las constelaciones, vio reflejada en la azul profundidad su propia imagen que le tendía los brazos. Pero la imagen huía, huía siempre y le atraía al fondo del abismo. Por fin se encontró en un valle umbroso y perfumado, gozando de las brisas voluptuosas que acariciaban su cuerpo. En una gruta vio a Perséfone. Maia, la bella tejedora, tejía un velo, en el que se veían ondear las imágenes de todos los seres. Ante la Virgen divina se detuvo mudo de admiración. En este momento, los fieros Titanes, las libres Titánidas le vieron. Los primeros, celosos de su belleza, las otras, llenas de un loco amor, se lanzaron sobre él como los elementos furiosos y le despedazaron. Luego, habiéndose distribuido sus miembros, los hicieron hervir en el agua y enterraron su corazón. Zeus aniquiló con sus rayos a los Titanes, y Atenea llevó al éter el corazón de Dionisos, que allí se convirtió en un sol ardiente. Pero del humo del cuerpo de Dionisos han salido las almas de los hombres que suben hacia el cielo. Cuando las pálidas sombras se hayan unido al corazón flameante del Dios, se encenderán como llamas y Dionisos entero resucitará más vivo y poderoso que nunca en las alturas del Empíreo”.

Bouguereau - Fauno y Bacante

Bouguereau – Fauno y la Bacante

“He aquí el misterio de la muerte de Dionisos. Ahora escucha el de su resurrección. Los hombres son la carne y la sangre de Dionisos; los hombres desgraciados son sus miembros esparcidos, que se buscan retorciéndose en el crimen y el odio, en el dolor y el amor, a través de millares de existencias. El color ígneo de la tierra, la sima de las fuerzas de abajo, les atrae siempre más hacia el abismo, les desgarra más y más. Pero nosotros los iniciados, nosotros que sabemos lo que hay arriba y lo que está abajo, somos los salvadores de las almas, los Hermes de los hombres. Como imanes les atraemos, atraídos nosotros por los Dioses. De este modo, por celestes encantamientos reconstituimos el cuerpo viviente de la divinidad. Hacemos llorar al cielo y regocijamos a la tierra; y como preciosas joyas llevamos en nuestros corazones las lágrimas de todos los seres para cambiarlas en sonrisas. Dios muere en nosotros, en nosotros renace”.

Así habló Orfeo. El discípulo de Delfos se arrodilló ante su maestro, levantando los brazos con el ademán de los suplicantes. Y el pontífice de Zeus extendió la mano sobre su cabeza, pronunciando estas palabras de consagración: “Que Zeus inefable y Dionisos tres veces revelador, en los infiernos, en la tierra y en el cielo, sea propicio a tu juventud y que vierta en tu corazón la ciencia profunda de los Dioses”.

Entonces, el Iniciado, dejando el peristilo del templo, fue a echar styrax al fuego del altar e invocó tres veces a Zeus tonante. Los sacerdotes giraron en un círculo a su alrededor cantando un himno. El pontífice-rey había quedado pensativo bajo el pórtico, el brazo apoyado sobre una estela. El discípulo volvió a él.

— Melodioso Orfeo — dijo —, hijo amado de los Inmortales y dulce médico de las almas: desde el día que te oí cantar los himnos de los Dioses en la fiesta del Apolo délfico, has encantado mi corazón y te he seguido siempre. Tus cantos son como un licor embriagador, tus enseñanzas como un amargo brebaje que alivia el cuerpo fatigado y reparte en sus miembros una fuerza nueva.

— Áspero es el camino que conduce desde aquí a los Dioses — dijo Orfeo, que parecía responder a voces internas, más bien que a su discípulo — Una florida senda, una pendiente escarpada y después rocas frecuentadas por el rayo con el espacio inmenso alrededor: he aquí el destino del Vidente y el Profeta sobre la tierra. Hijo mío, quédate en los senderos floridos de la vasta llanura y no busques más allá.

— Mi sed aumenta a medida que tú quieres calmarla — dijo el joven

Iniciado — Me has instruido en lo que respecta a la esencia de los Dioses. Pero dime, gran maestro de los misterios, inspirado del divino Eros, ¿Podré verlos alguna vez?

— Con los ojos del espíritu — dijo el pontífice de Zeus —, pero no con los del cuerpo. Tú, aún no sabes ver más con estos últimos. Preciso es un gran trabajo y grandes dolores para abrir los ojos internos.

— Tú sabes abrirlos, Orfeo. Contigo ¿Qué puedo temer?

— ¿Lo quieres? ¡Escucha pues! En Tesalia, en el valle encantado de Tempé se eleva un templo místico, cerrado a los profanos. Allí es donde Dionisos se manifiesta a los novicios y a los videntes. Para dentro de un año te invito a su fiesta, y sumergiéndote en un sueño mágico, abriré tus ojos sobre el mundo divino. Sea hasta entonces casta tu vida y blanca tu alma. Pues, sábelo, la luz de los Dioses espanta a los débiles y mata a los profanadores. “Mas ven a mi morada. Te daré el libro necesario a tu preparación”.

Orfeo - Gustave Moreau

Gustave Moreau – Orfeo

El Maestro entró con el discípulo délfico en el interior del templo y le condujo a la gran sala que le estaba reservada. Allí ardía una lámpara egipcia siempre encendida, que sostenía un genio alado de metal forjado. Allí estaban, encerrados, en cofres de cedro perfumado, numerosos rollos de papiros cubiertos de jeroglíficos egipcios y caracteres fenicios, así como también los libros escritos en lengua griega por Orfeo y que contenían su ciencia mágica y su doctrina secreta. (Entre los numerosos libros perdidos que los escritores órficos de Grecia atribuían a Orfeo, había los Argonáuticos, que trataban de la grande obra hermética; una Demetreida, un poema sobre la madre de los Dioses al que correspondía una Cosmogonía; los cantos sagrados de Baco o el Espíritu puro, que tenían por complemento una Teogonía; sin hablar de otras obras como el Velo o la red de las almas, el arte de los misterios de los ritos; el libro de las mutaciones, química y alquimia; los Corybantos, o los misterios terrestres, y los temblores de tierra; la anomoscopía, ciencia de la atmósfera; una botánica natural y mágica, etc., etc.). El maestro y el discípulo se entretuvieron en la sala durante una parte de la noche.

Anuncios