“Debes ser realista”, ¿Quiénes dicen eso? ¿Son acaso grandes iluminados? ¿Son, por ventura, portadores de una realidad superior a la cual creen representar? Pues no, se trata de necios, seres de mente obtusa, serviles a la sociedad que repiten cual grabadora los discursos dominantes.

No leen ni el periódico estos pregoneros de la “doxa”, estos hombres de la platónica caverna, y se creen con suficiente derecho de decirte a ti, humilde buscador de causas eternas, que debes “pisar tierra”, que “debes ser realista”.

¿Cuál es la realidad a la que quieren someterte? Pues se trata de una realidad viciada por opiniones y prejuicios; manchada por negras y obnubiladas percepciones; es la realidad de los sempiternos durmientes, de los muertos en vida. Ciertamente, los condicionamientos de todo tipo, históricos, sociales, culturales, psicológicos y demás, impiden que uno pueda ver claramente la realidad, aquella que sólo se muestra al que ha emprendido el arduo camino de liberarse de todo tipo de ataduras, desprenderse de todo lo superfluo, y por sobre todas las cosas, desaprender lo aprendido. Toda esa carga agobiante que poseemos, de la que muchas veces nos sentimos orgullosos, es lo que nos impide ver con nitidez la realidad.

Edward Burne Jones - El amor entre las ruinas

Edward Burne Jones – El amor entre las ruinas

Entonces, cuando nos dicen que debemos ser realistas, nos están diciendo que agachemos la cabeza, que seamos como una cáscara abandonada, sin propósitos trascendentes, a la deriva, pero dando la apariencia de ir hacia un puerto seguro, porque si en algo son buenos, es en aparentar lo que no son. Nadie es más realista que aquel que busca destruir todas las quimeras que se le impuso.

Edward Burne Jones - Ángel

Edward Burne Jones – Ángel

Cuanto más materialista se vuelva la ciencia, tanto más ángeles pintaré

Edward Burne Jones

Anuncios